Pensamientos absurdos de una mente sin rumbo

miércoles, 14 de marzo de 2012

30. Competencia Laboral

Quien haya dicho que un buen estudiante es la base de un buen profesionista... estaba tristemente equivocado. La verdadera escuela es algo cruel y despiadada, te pisa los talones, te paga con migajas, te lanza centavos a la alcantarilla y tu los persigues desesperado para sobrevivir, se llama... 'Escuela de la Vida', y no se asemeja en nada a la Universidad... el maestro más villano, incorrompible, estricto y exigente, te parece ahora un verdadero angelito de la enseñanza a quien anhelas ver después de haber sido lanzado a la vida real, añoras sus clases y desearías estar presente en una de ellas para preguntarle todo lo que desaprovechaste en tu época de estudiante rebelde.
Está claro que como seres humanos individuales y únicos, tenemos personalidades que nos definen y distinguen de entre los demás, marcará la diferencia de nuestros éxitos y fracasos, todos salimos con el mismo título, pero lo que llevamos en el carácter determinará nuestro destino, aunado a las experiencias, caricias y golpes de esta cruel Escuela de la Vida.
Desde este punto de mi vida, creo que la verdadera carrera no empieza cuando entramos a la Universidad, por el contrario, inicia justo al salir de ella. Quizá tu eres el compañero que se sentaba en la última fila y que rara vez emitía un sonido... quién podría imaginar que ahora eres el Gerente de un Banco... bueno es que quizá sacaste la casta al darte cuenta que 60 personas que salen en el mismo año y con la misma profesión que tú, ya no son más tus compañeros cómplices de acordeones, ahora, en un abrir y cerrar de ojos representan la dura competencia del mercado laboral al que te estás enfrentando.O tú, quizá eras la chica más participativa y con mejores calificaciones, y hoy te convertiste en un ama de casa felizmente casada, ya nisiquiera ejerces tu profesión, tus compañeros al enterarse pensaron: "¡Genial, una menos contra quien competir!"... pero ¡hey! quizá tú dijiste eso y ahora que consiguiste el trabajo que tanto deseabas, el que toda la generación luchó por tener, te sientos orgulloso y extiendes tu cola como pavo real porque creíste haberselo ganado a los otros 59 competidores... y entonces te das cuenta que tú más dura competencia eres tú mismo, no consigues cubrir las expectativas del puesto, no estás listo, te agobias, desesperas, todos en la empresa esperan tanto de tí y tú no consigues dar una respuesta a los problemas... "¡Dios! ¿de qué sirvió que ganara este puesto si no puedo con él?"

Esto es una sangrienta lucha diaria, no puedes tomar un solo día de descanso porque aquél se mantuvo despierto y te ganó la carrera con un paso delante tuyo mientras tu dormías. Nunca será suficiente conocimiento, nunca será suficiente experiencia, deseo que nunca se termine tu sed de éxito, siempre ve por más, recuerda un minuto perdido, es un minuto que alguien más invirtió en actualizar la última ley que tu a penas acabas de terminar de leer. El entorno cambia, las empresas tienen que adaptarse, y en consecuencia tú con ella. Nadie dijo que sería fácil, vivimos en un mundo que compite hasta por el último cacahuate que queda en la tienda de la esquina, se lo lleva quien llega primero, los demás se quedan con hambre.


Esto no tiene que ser objeto de comparación con los demás, no hay mejor comparación que tú ayer con tú hoy, cada día sé mejor de lo que fuiste ayer, ¡cada día conoce algo que desconocías ayer!

Sé lo mejor de ti mismo, sé lo mejor que puedes ser. ¡Éxito, colegas!

1 comentarios:

  1. mivii m hicist recordar nuestros tiempos en la uni, ay danni q t puedo decir completament cierto todo lo q escribist y es asi o mas dura la realidad al buscar un trabajo q podriamos llamar digno al comparar el esfuerzo d nuestra carrera, y a veces nos conformamos con menos
    ya ves como es la vida hay q seguir luchando ;)
    ahora si q no t he vuelto a encontrar y actualizarnos jeje :) te quiero muxo peque y t deseo mucha felicidad =)

    ResponderEliminar

Soy frágil, no seas cruel...

© Miss Ironía, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena