Pensamientos absurdos de una mente sin rumbo

jueves, 8 de mayo de 2014

34. Teníamos 16

Teníamos 16, como toda buena amistad inicia, nos caímos mal cuando nos vimos, él me parecía tan "blin blin" y yo a él le parecía tan "fresa", después nos conocimos y nos dimos cuenta que ambos estábamos equivocados. Cada día conocía más de él, cada día me gustaba más. La escuela terminó y cada quien tomó su rumbo, el hizo su vida por varios estados de la República, yo me mudé también, y hoy, después de más de 10 años coincidimos en la misma Ciudad, una diferente a donde lo conocí. Nunca olvidé su fecha de cumpleaños, nunca olvidé lo enamorada que estuve de él, nunca olvidé su rostro; cuando lo vi nuevamente fue como si no hubiera pasado un solo día sin vernos, me sentí tan "en familia", tenía frente a mi a mi mejor amigo de la adolescencia, con quien tantas cosas descubrí, con quien tantos sentimientos conocí. Fue eso, fue la emoción de volverlo a ver, lo quise tener muy cerca, no quería separarme, yo sola en esta nueva ciudad, un rostro y un corazón conocido, supongo terminé por asfixiarlo, y ahora lo siento más lejano que cuando vivíamos en diferentes ciudades, viviendo a unas calles de mi casa, siento un abismo entre él y yo, una barrera que ya no puedo cruzar, se levantó un muro que está jodiendo todos estos años de amistad, no sé como derrumbarlo, me siento tan sola, triste, gris... siento que perdí una parte importante de mi, y ya no sé cómo remediarlo... Quiero acechar unas hojas adelante del libro de mi vida y ver si aparece aún él ahí.. hoy, con esta soledad, y con este dolor, es el protagonista de mi libro.
A mi texto se le añade cada palabra... todas y cada una de las palabras de esta canción.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Soy frágil, no seas cruel...

© Miss Ironía, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena