Pensamientos absurdos de una mente sin rumbo

martes, 26 de mayo de 2015

44. Dejar la hierba crecer

En este lugar se vivió lluvia, tormenta e incluso un devastador huracán. El patio trasero anida el pasto ya a la altura de mis hombros, podría vivir una serpiente bajo todo este desastre natural. Un desastre que forma parte de la historia de todo lo que transformó el verde pasto en un herbaje sin sentido, pero es difícil tomar un filo y deshacerse del herbaje de mi amor, a pesar de que sin duda estorba en mi patio, y sigue creciendo gritándome que quiere escapar de ahí, y que no nació para ser reducido a 4 simples metros cuadrados.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Soy frágil, no seas cruel...

© Miss Ironía, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena