Pensamientos absurdos de una mente sin rumbo

jueves, 24 de septiembre de 2015

46. Si se acaba, nunca inició.

Debo confesar, sin lugar a dudas, que nunca fuimos amigos. El análisis es simple: ya no lo somos, y quien deja de serlo, nunca lo fue, no fue incondicional ni permanente como se supone debía de ser. 
Lo que me conlleva a plantear una segunda interrogante, si no fuimos amigos ¿qué es lo que fuimos?, creo que aún no se ha inventado un nombre, una etiqueta, y no pienso proponer a la humanidad una nueva, para algo que durante 12 años fue una fantasía unilateral.
Hoy llevas en la piel un grito de propiedad, y definitivamente, no es el mío.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Soy frágil, no seas cruel...

© Miss Ironía, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena